Si ha quedado bien claro que la CUP solo está presta a convenir con la izquierda ya ensanchar la base social del independentismo solamente por ese lado, a golpes de hoz y martillo, los hay que, al contrario, acordarían con quien derretido. De esta forma lo ha proclamado este fin de semana, electoral de lleno, Josep A. D. Lleida.

El líder de Unió ha asegurado que su partido estaría presto a entrar en un gobierno del Partido Popular, “toda vez que haya una propuesta de solución para Cataluña”.

Jamás absolutamente nadie había tenido tanta facilidad para olvidar la historia reciente: la campaña “contra los catalanes” para recogidos votos anti-Estatuto, la recentralización del Estado, la ley de educación, la intervención de las finanzas de la Generalitat … Quizá sí, tal vez esta vez a Rajoy va a tener solo un miembro del Congreso de los Diputados para ser ungido presidente, mas estaría bien que Unión no se lo pudiese ceder. Estaría bien que Duran, por último, solo pudiese acordar la retirada con su partido. Tras su último descalabro.