Jerez de la Frontera se encuentra entre Cádiz y Sevilla, y a pesar de que muchos pasan por alto esta ciudad cuando están planeando sus viajes, es una ciudad que tiene mucho que ofrecer y que se puede adaptar para todos los gustos, así que es probable que después de ver todo lo que tiene que ofrecer quieras agregarla a tu lista de destinos por visitar.

Para empezar, el clima que encontramos en Jerez es bastante amigable, ya que es refrescante por las noches y por el día no se experimentan los sudores de verano. Por otro lado, el centro de la ciudad tiene mucho que ofrecer y es bastante cómodo para recorrerlo a pie, viviendo la tranquilidad que respiran sus calles.

Nos encontramos con un casco antiguo que se ha conservado muy bien y que siempre está muy limpio. Los bares con terrazas y las tiendas son excelentes para pasar el tiempo relajándose. El tapeo que ofrecen las terrazas del centro por la tarde-noche son excelentes y sin duda alguna una de las cosas que más disfrutarás durante tu visita.

Cuando estés ahí no te puedes perder la oportunidad de visitar la catedral, que merece una visita, aunque no seas un personaje religioso, ya que su arquitectura tiene mucho que decir.

Durante tu visita no deberías de perderte la oportunidad de visitar a los toros en jerez de la frontera, ya que es un espectáculo único que disfrutarás en todo momento. En caso de que seas un amante de la comida, entonces el mercado de abastos puede ser justo lo que estás buscando.

No te puedes ir de Jerez de la Frontera sin antes haber visitado una de las múltiples bodegas de vino, ya que se trata de uno de los mejores destinos de España para hacer algo de turismo enológico.